Saltar al contenido

Cómo se hacen las gárgolas

Las gargolas son una característica común en la arquitectura gótica, y son conocidas por su belleza y su simbolismo. Pero ¿cómo se hacen estas figuras fantásticas y a menudo grotescas? En este artículo, te mostraremos el proceso detrás de la creación de una gargola, desde el diseño hasta la instalación en un edificio.

Diseño de la gargola

El primer paso en la creación de una gargola es el diseño. Los escultores utilizan dibujos y bocetos para planificar su apariencia y detalles. Una vez que el diseño está listo, se crea un modelo a escala en arcilla o yeso para verificar su proporción y detalles.

Escultura de la gargola

Una vez que el diseño está listo, se comienza a esculpir la gargola. Los escultores utilizan diferentes herramientas, como cinceles y martillos, para modelar y esculpir la figura en una pieza de piedra, mármol o piedra caliza. Esto puede llevar desde varias semanas hasta varios meses, dependiendo de la complejidad de la figura.

Acabado y pintura

Una vez que la escultura está completa, se le da acabado a la gargola. Esto puede incluir pulir la piedra para darle un acabado suave y uniforme, o añadir detalles adicionales como ojos, bocas y dientes. Una vez que el acabado está completo, se pinta la gargola con pintura resistente a las condiciones climáticas.

Instalación en el edificio

Finalmente, la gargola es instalada en su lugar en el edificio. Los escultores y carpinteros trabajan juntos para asegurar que la gargola esté segura y en su lugar correcto. También se asegura que las tuberías de drenaje estén conectadas correctamente para cumplir su función principal de desviar el agua de lluvia.

La creación de una gargola es un proceso complejo y laborioso que requiere una gran habilidad y experiencia. Cada gargola es única y esculpida a mano, lo que la convierte en una obra de arte en sí misma. La próxima vez que veas una gargola en un edificio gótico, recuerda el trabajo y el arte que hay detrás de ella.